Entre la correción y la rebeldía : la integridad

#atreveteacagarla

Estás tan acostumbrado a vivir en automático,  desconectado de tu Ser, que cuando se te invita a ser quien eres para vivir con sentido tu experiencia humana, tiende a surgir, en tu mente confusa, la pregunta « ¿Y eso cómo se hace?».

Ser quien eres no se aprende. Ya lo eres, seas o no consciente de ello.

Lo que sí se aprende, y tratas de mejorar cada día, es a ser como se supone que tienes que ser.

Cuando pierdes la referencia de tu identidad real, desaparece el suelo bajo tus pies. La inseguridad se apodera de ti y comienzas a tomar decisiones desde el miedo. Es en ese miedo en el que se apoyan los pilares de tu falsa identidad o ego. A falta de la referencia interna, buscas afuera alguna otra referencia que te indique quien debes ser para estar a salvo de toda amenaza. Y no hay nada que te haga sentir más seguro que encajar entre quienes te rodean. Es decir, camuflarte en una caja, sin darte cuenta de que las paredes que te protegen están apuntaladas con las normas de una autoridad externa. Y quizás por un momento eso te haga sentir seguro, pero no completo.

Has logrado ser normal pero has perdido la libertad de ser original. Has cedido el poder de ser quien eres.

Llevas tanto tiempo escondiéndote en la caja de lo políticamente correcto, de lo aceptable, de lo predecible, que es natural que pienses que es otra autoridad externa la que vendrá a decirte quién eres y qué estás llamado a manifestar en este mundo.

Pero esto no funciona así. Nadie puede hacer eso por ti. Has de descubrir tu propia autoridad interna al tiempo que vas identificando cada uno de los límites mentales que te bloquean.

Todo empieza con una pizca de voluntad que despierta un atisbo de valentía con el que atreverte a ser lo suficientemente coherente como para descubrir lo que es la integridad. Y en esa integridad sabes lo que es adecuado para ti en este momento sin la necesidad de que ninguna autoridad externa te valide. Ser íntegro es dar un paso en la dirección de lo que te parece correcto a pesar del miedo que sientas. Y eso no evita que te equivoques y cometas errores. La diferencia es que aprovecharás esos errores para aprender de ellos y corregir el rumbo tantas veces como sea necesario, sin culpas ni castigos, hasta que seas capaz de identificar, con claridad, la voz de tu Guía Interna, y hacer tu ego a un lado. A partir de ahí todo es mucho más fácil.

 

Al igual que hace un trapecista novato, sólo cuando te arriesgas a caerte del trapecio acabas descubriendo lo segura que es la red que te protege. No confundas la confianza con el control. El trapecio no es la red. El trapecio puede resbalarse de tus manos, pero la red siempre te recogerá en la caída.

 

Si quieres cultivar la confianza, has de soltar el control que tu mente ejerce desde el miedo, escuchar tu corazón y ¡atreverte a cagarla! Cuando la cagues suficientes veces y hagas las correcciones necesarias, empezarás a descubrir tu propia manera, tu propio camino, tu propio estilo y ahí empezarás a mostrar auténticamente lo que eres, con tu brillo particular, sin referencias externas, ni nadie a quien imitar. Es tu propia maestría interna es la que te está esperando para contribuir a crear un nuevo mundo donde cada uno pongamos nuestro brillo particular, nuestros dones y talentos, al servicio de los demás.

Podemos poner la excusa de que para llegar a lograrlo necesitamos que la libertad individual esté garantizada en nuestra sociedad, y que a nadie se le obligue a asumir las directrices de un tercero para poder explorar las propias. Podemos escudarnos en que la sociedad actual parece dirigirse a consensuar criterios, a la uniformidad de pensamiento, a la asunción de un sesgo ideológico que determina lo que es correcto y lo que es condenable, que define lo que es verdad y lo que es un bulo, y que nos obliga a adoptar comportamientos normalizados, o lo que es lo mismo, ajustados a la norma de la autoridad externa vigente.

Pero aún con todas las excusas que nos pongamos, ya somos muchos los que sentimos un movimiento interno que puja por manifestarse, por tomar forma. Una motivación a ser auténticos, a sobresalir.

¿Pero qué es sobresalir? Es paradójico que nos guste tanto sacar sobresalientes y le tengamos miedo a sobresalir. Queremos ser normales y sobresalientes al mismo tiempo. Hemos aprendido que si sobresales de la masa, intentan cortarte la cabeza para igualarte de nuevo, confundiendo igualdad en las libertades con igualdad en las formas.

Las margaritas no tienen este problema. Cada una es margarita a su manera y ellas no se preocupan de si hay alguna que ha crecido más, o si tiene un color más intenso, más o menos pétalos… Nosotros en cambio somos todos «humanos», pero en algún momento de la historia de la humanidad, en lugar de permitirnos ser auténticamente quienes somos en nuestra manifestación concreta del Ser, empezamos a condicionar nuestra expresión para adoptar una cierta forma que alguien consideró la correcta. Y aquí seguimos, como individuos que para encajar en esta sociedad, primero miramos hacia afuera, a la autoridad, a la referencia,  al maestro… para saber cómo tengo que ser humano para ser correcto, confiando en que si cumplo la norma a pies juntillas me van a dar el sobresaliente sin sobresalir. ¡Y eso es imposible!

Sólo consiguen el sobresaliente quienes sobresalen, y a esos les llamamos genios o locos.

Vas a tener que arriesgarte a ser un loco para descubrir tu genialidad. Si no te arriesgas, nunca vas a ser sobresaliente. Y si no puedes ser sobresaliente porque no te atreves, vas a tener que mirar a los sobresalientes, a los genios, e intentar imitarlos para robarles un poco de su luz. Y ¿sabes qué? Que no lo vas a conseguir nunca. Porque cuando ya existe un original, el universo no hace fotocopias. Es una pérdida de energía.

Lo que han hecho los maestros y los genios, aunque fueran tachados de locos por sus coetáneos, ha sido darnos un ejemplo de cómo atreverse a ir en contra de la normalidad del momento sin lucha alguna, simplemente dando expresión a su verdadera naturaleza, tomase la forma que tomase. No importa si hablamos de Jesús, Mozart, Picasso o Einstein. Lo que importa es que cada uno de ellos expresó una originalidad, una genialidad, algo que apareció por primera vez de forma concreta en este mundo, aunque luego apareciesen miles de seguidores e imitadores. El original solo es uno.

Ahora estamos viviendo un momento clave de la humanidad en la que hay una llamada urgente a tu autenticidad, a tu integridad, a tu esencia. Si respondes a la llamada, vas a tener que arriesgarte a asomar la cabeza.

Y sí, probablemente la masa, vigilante de la normalidad y de la corrección, te la va a querer cortar, porque pones de manifiesto con tu brillo su cobardía.

Pero tú has venido a ser una expresión única, en la forma, del único Ser que compartes con toda forma de vida. Y ese Ser es eterno. Así que no tienes nada que perder, aunque no lo «hagas bien» a la primera.

¡Atrévete a cagarla!

Lugar y reservas

HOTEL RURAL LAGUNA DE CAMEROS
Laguna de Cameros – La Rioja
13 habitaciones dobles

APORTACIÓN:  210 € (IVA incluido)

HORARIO : Entrada viernes 26 de junio a partir de las 17:00

Salida domingo 28  junio sobre las 17:00

INFORMACION Y RESERVA 

info@ayumaya.es 666 456 333 – 606 404 528

Para reservar tu plaza ingresar 60€ en el siguiente nro de cuenta indicando tu nombre y «Encuentro 26 junio», el resto se abonará el día de comienzo del encuentro

ES21 14910001243000079115  Triodos Bank

(Asociación Ayu Maya)

ORGANIZA Ayu Maya

Poniendo todo su corazón en preparar este retiro. El alojamiento es el nuevo hogar de Ayu Maya, donde te sentirás en casa y amorosamente acogido, preparamos una deliciosa y nutritiva comida vegetariana (también para personas con intolerancias al gluten y la leche previo aviso).

Facilitan

PEDRO ALONSO DA SILVA

Fundador del proyecto Terapia Psicoemocional Integrativa  http://pedroalonsodasilva.com

Terapeuta psicoemocional. Facilitador de la escuela del Perdón de la Asociación Conciencia (Jorge Lomar). Acompañante Bioneuroemoción por la ieBNE (Enric Corbera). Facilitador de un Curso de Milagros.
En su recorrido de encuentro con su SER, pasa por Un curso de Milagros, la filosofía Advaita, y llegá a lo que el considerá el “resumen” comprensible de todas estas enseñanzas, la filosofía de la no dualidad se hace sencilla y se siente a través del camino del perdón.

Ayu Maya

Mónica y Alberto acompañan, acogen y sostienen un espacio de corazón para facilitar la confianza y la libertad de sobresalir

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...